El Día del trabajador, conocido también por otros nombres como Día Internacional de los Trabajadores o Primero de Mayo, significa la conmemoración de las reivindicaciones sociales y profesionales, cuya raíz se origina en la Revolución Industrial.

Con el Día del trabajador se conmemora el 1 de Mayo de 1886, cuando tuvo lugar una huelga general de trabajadores en la que se exigía una jornada laboral de 8 horas. La continua petición de este derecho profesional desembocó en violentas manifestaciones, que terminaron con enfrentamientos con la policía. 5 de estos detenidos fueron condenados a la pena de muerte por la horca y son llamados los Mártires de Chicago.

Las 8 horas se lograron finalmente y el Día del trabajador recuerda esta reivindicación sindicalista, así como a todos aquellos que sufrieron desde cárcel a muerte por defenderla. Por esa razón, es común durante esta jornada festiva realizar huelgas en varios países del mundo y recordar los derechos del trabajador.

Curiosamente, países anglosajones como Estados Unidos, Reino Unido, Australia o incluso Canadá, prefieren celebrar el Día del trabajador el primer lunes de septiembre en el Labor Day. El motivo de su aplazamiento fue una decisión administrativa estratégica para no vincular la festividad con el socialismo.

Casi todos los demás países del mundo se unen a esta festividad del Día del trabajador el 1 de Mayo.

Pensando en el pasado, recordando lo que logramos y mirando el presente… tristemente en España y en muchos otros países, el panorama laboral se presenta crudo, agrio y regido por el miedo, la aflicción, la depresión de clase trabajadora.