Dentro del panal,
la abeja guarda su miel,
néctar de flor en vida,
para aquel que sepa ver
entre la abeja y la miel.
“commisūra” por Lola Montiel.